A propósito de siete Santas Misioneras en China: Santa María Herminia de Jesús y Compañeras Mártires (Tercera Parte: Cartas de las Santas Misioneras)

 

Santa Herminia de Jesús, Misionera y Mártir en China

Santa Herminia de Jesús, Misionera y Mártir en China

Vale la pena transcribir algunos fragmentos de las cartas que algunas de las siete Misioneras Mártires escribieron como respuesta al ofrecimiento que les hiciera la Superiora de ir a misionar a China.

Carta de Santa Herminia Mártir (fechada el 23/03/1898)

“Con gran gozo he leído su carta y releído su pregunta: ¿Desearías ir a misionar?

Sin duda respondo: SÍ.

He entrado al Instituto con el deseo ardiente y la convicción de ser enviada a la misión.

Estoy a la espera de esta hora y pronta a partir, apenas me llamó la obediencia. Resumo mi respuesta en estas palabras: He aquí la esclava del Señor; hágase en mi según Su palabra”.

 

Santa Herminia de Jesús y Compañeras Mártires. Misioneras en China

Santa Herminia de Jesús y Compañeras Mártires. Misioneras en China

Carta de Santa Maria de la Paz Mártir (fechada el 7/02/1899)

 

“Su carta ha colmado mi alma de gozo por la gran noticia que me da, preguntándome si deseo ir a la misión.

Ciertamente que SÍ, siempre lo he deseado.

¡Cuanto le agradezco de haberme destinado a China! Sin duda no faltaran sacrificios: son necesarios para cumplir la obra de Dios. Que Jesús me ayude en esta nueva senda apenas trazada. Con la gracia de Dios estoy pronta para partir”.

 

Carta de Santa Clara Mártir (fechada el 5/1/1898)

 

“ ¿Cuanto tiempo falta aun para la partida?…

¡La deseo tanto!. Me parece que el día está muy lejano… Paciencia, ya llegará. Dejando Europa nos embarcaremos hacia aquel país lejano para llevar la Fe y enseñar a aquellos hombres a conocer, amar y servir a Áquel que los ha creado.

Pido a Jesús y María la gracia de poder hacerles el bien y de introducirlos en el camino que lleva a la salvación”.

Dios nos conceda, por medio de Santa Herminia y Compañeras Mártires, la gracia de ser siempre dóciles al Espíritu Santo, que nos llama a salvar las almas.

Francisco Xavier

Sacerdote Misionero en Taiwan

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios