Cualidades y tentaciones del misionero en Papúa Nueva Guinea

Cualidades y tentaciones del misionero en Papúa Nueva Guinea

Cuando en 1954 los padres pasionistas australianos consideraron la posibilidad de venir a misionar a Papúa Nueva Guinea, el Vicario Apostólico en estas tierras les envió esta corta pero tajante y brillante carta:

«Primero, sólo hombres de espiritualidad profunda son útiles para esta misión. Segundo, es necesario que sean hombres celosos por la conversión de los nativos. Y así, un hombre que sea espiritual y capaz de construir edificios, pero que carezca del celo necesario, no tendrá nada más que hacer una vez que haya completado todos sus edificios. No es extraño que los sacerdotes comiencen a sentir un intenso disgusto hacia los nativos. Una vez que esto pasa, debe ser removido inmediatamente de la misión. Y el aspecto más difícil de esta misión es el sentimiento de creerse hombres abandonados. Todo obispo y superior religioso en Papúa Nueva Guinea debe enfrentar este problema. Aún cuando hombres adultos puedan trabajar en las misiones de la costa, generalmente cuanto más jóvenes sean los misioneros, mejor será. Solamente hombres de una disposición brillante deben ser elegidos, y los que demuestren algún tipo de tendencia antisocial, deben ser excluidos».

vanimo

En pocos renglones este obispo describió a la perfección cuáles deben ser las cualidades que los misioneros deberían poseer y cuáles son las tentaciones más frecuentes que deberán enfrentar. Evidentemente el hecho de que estemos misionando en Papúa Nueva Guinea no significa que nos encontremos a la altura de lo que la carta sugiere para los misioneros. Pero al menos es nuestro deber conocer cómo deberían ser los sacerdotes que desean misionar en Papúa Nueva Guinea, y esforzarse por alcanzarlo.

086151

P. Tomás Ravaioli, IVE

Tomado de http://papuanuevaguinea.verboencarnado.net/2014/01/03/cualidades-y-tentaciones-del-misionero-en-papua-nueva-guinea/

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios