Osadía Misionera en Sri Lanka: San José Vaz

 

San José Vaz, Apóstol de Sri Lanka

San José Vaz, Apóstol de Sri Lanka

El Santo Padre volvió a misionar por Extremo Oriente. En este Viaje Apostólico, puso a San José de Vaz como ejemplo de Apóstol en tierras infieles, cuya canonización “fue un momento culminante de esta visita” papal[1].

El viaje comenzó por Sri Lanka, donde, a pesar que el país es aun pagano, lo fue a ver medio millón de almas. Sobre este país, llamado “la Perla del Océano Índico”[2], el Papa anunció a Cristo al canonizar a quien fue llamado “el Apóstol de Sri Lanka”. El Santo Padre, quizás cual presagio de la conversión de este país mayoritariamente budista, ya en el mismo “Discurso de Bienvenida”, rezó por esta Nación “invoc[and]o abundancia de las bendiciones de Dios sobre Sri Lanka”[3].

628x471

Medio millón de almas acuden en Sri Lanka a oir la predicación del Vicario de Cristo

En el corazón de este país budista llamado Sri Lanka y, más especificamente, en el espacio público más grande de su Capital –el “Galle Face Green”-, el Papa comenzó su prédica repitiendo la extraordinaria profecía[4] divina de la conversión de los pueblos gentiles, al leer el texto de Isaías (52, 10) en el cual se anuncia que los confines de la tierra verán “la salvación de nuestro Dios”. Enfatizando, el Santo Padre, en el corazón de este País aun pagano, señaló que en esta profecía se “anuncia la predicación del Evangelio a todos los confines de la tierra”[5].

En la misma homilía, que fue la de la Canonización de este “gran misionero del Evangelio”[6], el Papa recordó que San José Vaz “al igual que muchos misioneros en la historia de la Iglesia, (…) respondió al mandato del Señor resucitado de hacer discípulos de todas las naciones (cf. Mc 16, 15)”. Este Santo, señaló el Papa, “con sus palabras, pero más aun, con el ejemplo de su vida, ha llevado al pueblo de este país [Sri Lanka] a la fe que nos hace partícipes de la ´herencia de los santos´ (Hch 20,32)”[7]. San José Vaz es, como dijo en el sermón, “un signo espléndido de la bondad y el amor de Dios para con el pueblo de Sri Lanka” a la vez que “un estímulo […] para dar testimonio” de Cristo[8].

San José Vaz, Apóstol infatigable, perseguido por los protestantes, prisionero por amor a Cristo.

San José Vaz, Apóstol infatigable, perseguido por los protestantes, prisionero por amor a Cristo.

El Santo, en efecto, fue desde la India –donde nació- hasta Sri Lanka “animado por el celo misionero y un gran amor por sus gentes”[9], vistiendo como mendigo[10], con un largo Rosario, misionando en la clandestinidad[11], resistiendo la persecución que los protestantes holandeses –que habían invadido la isla- dirigían contra los católicos que se habían convertido gracias al apostolado de unos Misioneros portugueses. El Santo fue a misionar a Sri Lanka, en medio de la persecución herética –de corte calvinista-, que parecía iba a aniquilar a la pequeña Iglesia local, que antaño había nacido con el sudor de los Misioneros.

San José Vaz, "verdadero heredero de San Francisco Xavier"

San José Vaz, “verdadero heredero de San Francisco Xavier”

San José Vaz –que “era un verdadero heredero de San Francisco Xavier”, como dijo San Juan Pablo Magno[12]– vivió gran parte de sus años, misionando “bajo cuerda”, frecuentemente descalzo[13], padeciendo carcél y expuesto continuamente a la muerte.

No tuvo miedo de ir a misionar a un lugar donde literalmente todos los Sacerdotes habían sido expulsados por los invasores protestantes[14]. Su caridad fue heroica[15]. Es el segundo Fundador de la Iglesia en Sri Lanka[16]. Hace pocos días, la Iglesia lo canonizó.

 

¡Viva la osadía misional!

P. Federico

Misionero en Extremo Oriente

(17-I-15)

[1] S.S. Francisco, Discurso del Santo Padre en la ceremonia de bienvenida (Viaje apostólico del Santo Padre Francisco a Sri Lanka y Filipinas), 2015.

[2] ibid.

[3] ibid.

[4] S.S. Francisco, Homilía del Santo Padre en la Santa Misa y canonización del Beato José Vaz  (Viaje apostólico del Santo Padre Francisco a Sri Lanka y Filipinas), 2015.

[5] Ibid.

[6] Ibid.

[7] Ibid.

[8] Ibid.

[9] Ibid.

[10] Ibid.

[11] Cfr. Saint John Paul II Magnus, Homily of  Beatification of Joseph Vaz (Apostolic Journey to the Philippines,  Papua New Guinea, Australia and Sri Lanka), Galle Face Green, Colombo, Sri Lanka 1995.

[12] Ibid., 4.

[13] Cfr. Ibid.

[14] Cfr. Ibid., 4 y 6.

[15] Cfr. Ibid., 4.

[16] Cfr. Ibid., 2.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios